Beapptitudes

El Fruta de Compasión

Written on 07/06/2018
Luke Estrada


Espero que esta haya sido una buena semana para ti ya que has practicado la compasión. Espero que hayas visto que la fruta empieza a brotar, y espero que cuando madure será la fruta más dulce y rica que jamás hayas probado. Espero que no hayas olvidado el resto de las bienaventuranzas, y que nada de esto sea posible sin humildad, rectitud, luto y ser pobre de espíritu.

 

Sé que ha sido una semana difícil para mí. Ha sido fácil escribir los devocionales, traducirlos y sentirse bien por un tiempo después, sintiéndome bastante compasivo. Es un poco más difícil recordar ser compasivo cuando te pisan, cuando las cosas no salen como lo necesitas, cuando no puedes controlarte.

 

Pero realmente, ¿ha sido solo esta semana que ha sido difícil?

¿Ha sido solo esta bienaventuranza lo que me ha desafiado?

¿Qué estoy haciendo mal, que todos los demás están haciendo bien?

 

La buena noticia es que nadie más lo está haciendo bien tampoco. La buena noticia es que no necesita hacerlo bien. Ya estaba hecho.

 

La misericordia es cuando has hecho todo mal, y el juez todavía te deja libre, incluso cuando la ley prescribe la muerte. La compasión es ser atrapado y no ser expulsado. La misericordia ama a los que te lastiman, incluso a tus enemigos. La compasión es cuando merecemos ser dejados ir por Dios, y él sigue aferrándose.

 

La misericordia es: no tener que hacerlo todo bien, porque Jesús ya lo hizo, y podemos decir que lo hicimos por él. Qué maravilloso, qué humilde es decir eso. No podía hacerlo solo, y Jesús todavía me daba lo que nunca me merecía. Compasión.