Beapptitudes

La Justicia a Un Color Brillante

Written on 06/27/2018
Nolan Huber


Isaías 61

El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí,
    por cuanto me ha ungido
    para anunciar buenas nuevas a los pobres.
Me ha enviado a sanar los corazones heridos,
    a proclamar liberación a los cautivos
    y libertad a los prisioneros,
a pregonar el año del favor del Señor
    y el día de la venganza de nuestro Dios,
a consolar a todos los que están de duelo,
    y a confortar a los dolientes de Sión.
Me ha enviado a darles una corona
    en vez de cenizas,
aceite de alegría
    en vez de luto,
traje de fiesta
    en vez de espíritu de desaliento.
Serán llamados robles de justicia,
    plantío del Señor, para mostrar su gloria.
Reconstruirán las ruinas antiguas,
    y restaurarán los escombros de antaño;
repararán las ciudades en ruinas,
    y los escombros de muchas generaciones.
Gente extraña pastoreará
    los rebaños de ustedes,
y sus campos y viñedos serán labrados
    por un pueblo extranjero.
Pero a ustedes los llamarán «sacerdotes del Señor»;
    les dirán «ministros de nuestro Dios».
Se alimentarán de las riquezas de las naciones,
    y se jactarán de los tesoros de ellas.

En vez de su vergüenza,
    mi pueblo recibirá doble porción;
en vez de deshonra,
    se regocijará en su herencia;
y así en su tierra recibirá doble herencia,
    y su alegría será eterna.

«Yo, el Señor, amo la justicia,
    pero odio el robo y la iniquidad.
En mi fidelidad los recompensaré
    y haré con ellos un pacto eterno.
Sus descendientes serán conocidos entre las naciones,
    y sus vástagos, entre los pueblos.
Quienes los vean reconocerán
    que ellos son descendencia bendecida del Señor».

10 Me deleito mucho en el Señor;
    me regocijo en mi Dios.
Porque él me vistió con ropas de salvación
    y me cubrió con el manto de la justicia.
Soy semejante a un novio que luce su diadema,
    o una novia adornada con sus joyas.
11 Porque así como la tierra hace que broten los retoños,
    y el huerto hace que germinen las semillas,
así el Señor omnipotente hará que broten
    la justicia y la alabanza ante todas las naciones.

Devocional

Isaías dice que, cuando la justicia de Dios esté a brillante color, habrá buenas noticias para los pobres, el cautivo será liberado, los quebrantados de corazón serán sanados, los dolientes serán consolados, los de afuera serán siempre bienvenidos. y a los extranjeros se les dará trabajo.

Esta es la pregunta ... es nuestra justicia a todo color?

¿Deseamos desesperadamente que las cosas se hagan CORRECTAMENTE en el mundo?

Hago esta pregunta debido a mi propia experiencia personal. Quiero que las cosas sean justas y correctas para mí. Quiero beneficiarme haciendo lo correcto y que el mundo me trate a cambio.

Estoy empezando a darme cuenta de que lo que es correcto para mí no es igual a lo que es justo.

No debemos olvidar que, en las bienaventuranzas, Jesús le da la vuelta al mundo.

En el mundo al revés, ya no confiamos en nuestra propia comprensión, ambición egoísta, protección o providencia para darnos lo que necesitamos.

No, no, no ... confiamos en la comprensión de Dios, las ambiciones del Espíritu Santo, la protección de nuestro Padre y la providencia que viene del cielo.

Debido a esa confianza y el poder del Espíritu dentro de nosotros, podemos vivir una vida de rectitud, una vida recta y justa para nuestros hermanos y hermanas frente a nosotros y nuestras hermanas y hermanos en todo el mundo.

Que nunca olvidemos esto:

En un momento, éramos cautivos a quienes Dios rescató. 

Nosotros fuimos los heridos a quienes Dios sanó.

Fuimos los forasteros a quienes Dios trajo.

Éramos los extranjeros a quienes Dios dio un lugar.

Dios actuó correcta y justamente con Su amado y nos llama a ser sus "sacerdotes" y "representantes" para el resto del mundo. 

Esta rectitud no es algo que simplemente podemos hacer ... tiene que convertirse en algo que deseamos profundamente.

Que Dios traiga la justicia a un color brillante. Que él nos sumerja en su justicia tan profundamente que la estemos usando como una túnica.